Revista de Pangea

"La Revista de Pangea és un recull de notícies de diferents butlletins"

Archives: 8 de January de 2014

[Colombia] ELN Revista Insurreción Nro. 406

/– Revista Insurreción //N° 406 —
/
/”Enero 2014″/
_*INDICE:*_

*Estados Unidos Reconoce Dirigir la Guerra en Colombia Revista
Insurrección*
*Colombia es el País Más FénixComandante Pablo Beltrán *

*Aprobados, Reprobados e InterrogadosLuis Carlos Guerrero S.*
*El Modelo Político a Derrotar es la Mafia **Benedicto Galán*
*A 49 Años de Simacota Con Camilo Seguimos Chaca Zulú* _*
*_*Garras y Sonrisas Imperiales en África* *Frente
Internacional Comandante Milton Hernández*
*
*
—————————————————————————————-(
Para desuscribirse de esta lista de noticias envié un mensaje en blanco
a colombia-unsubscribe@eln-voces.com Recibirá un mensaje de respuesta
automáticamente del
servidor.)—————————————————————————————-
_*Estados Unidos Reconoce Dirigir la Guerra en Colombia
*_*
_Revista Insurrección_*
*
Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial decretó la Guerra
Fría, fijando como objetivo la guerra sin fronteras contra el comunismo,
con ese propósito creó la OTAN en 1948 y la Agencia Central de
Inteligencia –CIA- en 1947, y como respuesta a esa amenaza, en 1955, la
Unión Soviética, los países del Este de Europa y China conforman el
Pacto de Varsovia. De esta forma, el planeta es forzado a tomar partido
frente a esos dos bloques de poder mundial.

En el contexto de la Guerra Fría, EE.UU. se inventó la Doctrina de la
Seguridad Nacional, mediante la cual se auto faculta para intervenir
militarmente en cualquier parte del mundo, en donde sienta amenazados
sus intereses. Para los países del Tercer mundo diseñó la Guerra de Baja
Intensidad y creó la Escuela de las Américas en Panamá, en donde
adiestró a los integrantes de las fuerzas armadas del continente en la
aplicación del terrorismo de Estado, en el entendido que para acabar con
la Insurgencia Comunista, también tocaba aniquilar a la población que le
pudiera servir de apoyo.

Los EE.UU. desde su creación como nación iniciaron su expansión
territorial y en 1823 declararon su doctrina Monroe, donde consideran
que toda América les pertenece; sin embargo, con el triunfo de la
Revolución Cubana en 1959, incrementaron el control de todos los
restantes países del continente, para evitar la proliferación del
comunismo.
_Colombia bajo la tutela del Pentágono_

Desde la Guerra de los Mil días comenzando el siglo XX, que terminó con
el cercenamiento de Panamá, fue más evidente la injerencia de los EE.UU.
en Colombia. En la Violencia que arranca a finales de los años cuarenta
y significó la expropiación de los pequeños campesinos y el incremento
del latifundio terrateniente, fue clara la participación de la CIA en el
asesinato del caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán.

Comenzando los años sesenta del siglo pasado, se implementa el Plan
LASO, como un plan contrainsurgente para América Latina. En Colombia el
Pentágono toma el mando de las Fuerzas Armadas al conducir directamente
los bombardeos y operativos militares contra las guerrillas liberales,
que comienzan a politizarse y luego dieron origen a las FARC.

En varios países del continente y especialmente en el Cono Sur, la CIA
dirigió los golpes de Estado contra gobiernos progresistas e instaura
dictaduras militares, generalizando la guerra sucia contra la población.
Ese terrorismo de Estado también se aplica en Colombia, bajo la
apariencia de gobiernos “democráticos”.

Desde finales de los años setenta, con la bonanza de la marihuana y
luego con el tráfico masivo de cocaína y heroína, la CIA y el Estado
colombiano utiliza la alianza con el narcotráfico, para financiar y
apertrechar los ejércitos privados de los paramilitares, con los que
generaliza la guerra sucia, la tierra arrasada y el exterminio
poblacional en todas las regiones de influencia revolucionaria y contra
toda forma de organización social.

La guerra que desangra a Colombia en los últimos sesenta años, ha estado
conducida directamente por los EE.UU., aunque el imperialismo y estos
gobiernos lacayos se hubiesen negado a reconocerlo.
_Confesión de parte_

El documento que filtra la CIA, publicado en el diario estadounidense
The Washington Post, del 22 de diciembre del 2.013, es una descarada
confesión de parte, de la intervención militar de EE.UU. en la guerra
colombiana.

Dicho artículo titulado como “Acción encubierta en Colombia”, sólo
cuenta medias verdades, para justificar su injerencia directa, ante el
inminente colapso de este “Estado Fallido”, debido a la incompetencia y
la corrupción de los gobiernos y sus Fuerzas Armadas. Pero, esconde que
EE.UU. es el principal responsable de semejante fracaso, al dictar toda
la doctrina militar, los diseños operacionales, el entrenamiento y la
ejecución de todas las campañas militares desarrolladas en el país por
más de seis décadas.

El objetivo central de esta publicación, es inducir a los lectores a
creer que las FARC se encuentran negociando en La Habana con el gobierno
colombiano, porque el imperialismo norteamericano ha logrado golpearlas
y reducirlas a la más mínima expresión, asesinando a sus principales
dirigentes y mandos medios, mediante la utilización de tecnología de
punta en el espionaje, interceptación de comunicaciones,
interrogatorios, infiltraciones, en el bombardeo con cohetería guiada de
precisión; además de la utilización de comandos y naves
estadounidenses, y la conducción directa de las operaciones, desde el
“Bunker” instalado en su Embajada en Bogotá.

Evidencia la participación en Colombia de la CIA, de la Agencia de
Seguridad Nacional –NSA-, de los Comandos de Operaciones Especiales
Conjuntos -JSOC-, de más de 40 agencias y empresas contratistas, hasta
llegar a ser la Embajada con mayor número de funcionarios en todo el
mundo, en el 2003 y 2004, con más de 4.500 personas. Señala que el Plan
Colombia, financiado con 9 mil millones de dólares, es sólo la parte
pública del plan de intervención, pero que de forma oculta se mantiene
otro plan de grandes proporciones.

El provocador informe de la CIA, no sólo detalla algunas acciones
realizadas en Colombia, sino que también asume la responsabilidad en la
agresión a la soberanía de Ecuador, mediante el bombardeo y el
desembarco de tropas para rematar heridos, como lo establecen sus
protocolos y secuestrar los cadáveres de varios guerrilleros asesinados,
entre ellos el del comandante del Secretariado de las FARC, Raúl Reyes.
Esto se considera una abierta declaración de guerra, también tenía
planeada contra Venezuela, donde Colombia juega sólo como punta de lanza
de la intervención imperialista, contra los países que mantienen
gobiernos democrático-populares.

El artículo no logra explicar el repliegue de la insurgencia colombiana,
que sigue siendo la respuesta al Estado dictatorial que se nos ha
impuesto, y lo que no puede esconder es el fracaso de la intervención
imperialista, que no ha sido ni será capaz de doblegar la rebeldía de un
pueblo digno y soberano.
_¿Habrá paz?_

Si EE.UU. confiesa que es quien manda en Colombia y determina el curso
de la guerra, es importante aclarar que el “Conflicto interno” es una
ficción, pues siempre ha estado internacionalizado, con la intervención
imperialista y regionalizado, para que Colombia cumpla el papel del Caín
latinoamericano, agrediendo a los países vecinos, para lo cual lo han
dotado del mayor ejército del continente, exceptuando el gringo.

Bajo el anterior contexto, se deduce que Colombia como nación no tiene
soberanía y sirve a los intereses imperialistas. Por tanto, las
discusiones entre Uribe y Santos sobre la guerra o la paz, hay que
verlas como escenificaciones electorales.

También quedan en entredicho, el diálogo que adelanta el gobierno de
Santos con las FARC y el que anuncia con el ELN.

Ya hemos reiterado que la paz no puede reducirse a las discusiones que
se den entre el gobierno y las guerrillas, sino que debe significar
cambios estructurales, hechos con la participación de las colombianas y
colombianos sin restricciones para nadie, sobre todas las problemáticas
existentes, sin temas vedados.

Así como el gobierno ha incorporado en su delegación en la mesa de
negociaciones a los mandos militares y a representantes de gremios
económicos, es necesaria otra metodología para que puedan participar
todos los sectores sociales, que mantienen conflictos con el Estado.

Pero, aún si se lograse democratizar las discusiones y se pudiera dar
pasos hacia lo que el ELN ha denominado como una Convención Nacional,
aún así, esos diálogos siguen estando incompletos y se requiere la
participación internacional. Es conveniente escuchar a los países, que
se sienten amenazados por el poderío militar colombiano.

Pero, es menester preguntarnos ¿los EE.UU. cuándo pondrán fin a su
guerra de intervención en Colombia?, ¿los EE.UU. están dispuestos a
reconocer la soberanía colombiana, a respetar la soberanía popular y lo
que decida la democracia de las colombianas y colombianos?

Ojala el gobierno de Obama se pronunciara sobre la paz en Colombia y no
sólo se dedicara a contar las “hazañas” de la CIA y el Pentágono.

**

————————————————————–
Compartir Articulo —-Subir——

————————————————————-
*
_*

Colombia es el País Más Fénix

Comandante Pablo Beltrán
*_
*

Por segundo año consecutivo clasificaron a Colombia, como “el país más
feliz del planeta”, durante 2013. Se dice que los encargados de hacer
éste honroso nombramiento, se apoyan en encuestas realizadas en varios
países del mundo.

Una de las preguntas que formulan, es si el encuestado desea abandonar
su país natal, a lo que la mayoría de los compatriotas respondieron con
un No rotundo. Claro, que esta pregunta no se la hicieron a los 8
millones de colombianos, que han debido irse a vivir por fuera de la patria.

Uno comparte, que los colombianos somos muy arraigados y que si alguien
se va al exilio, es porque el conflicto interno lo obliga.

Los que se van no es que sean flojos, no, antes por el contrario, toman
el riesgo de lo desconocido, para esquivar lo “malo, conocido”, al revés
de la resignación que aconseja el refrán, de “más vale malo conocido,
que bueno por conocer”.

Los que nos quedamos, tampoco es que seamos resignados, simplemente es
que también asumimos riesgos.

Unos y otros, tenemos en común que asumimos riesgos, gracias al espíritu
sacrificado, trabajador y de iniciativa, propio de la gente colombiana.
De donde se puede deducir que en medio del conflicto, el ser colombiano
se transforma en espíritu guerrero, que asume cada problema de la vida,
como un reto superable.

En consecuencia, tendríamos que afirmar que somos como el ave de la
mitología egipcia, capaces de renacer de nuestras propias cenizas. Somos
el país más Fénix del mundo, no el más feliz.

Porque si de felicidad hablamos tendríamos que irnos hasta el mito del
Paraíso terrenal.

Cuentan que los científicos en su búsqueda por ubicar el país en donde
estuvo localizado el Paraíso, se trenzaron en debate, pues los de Asia
alegaron que había sido allí, debido al origen judío cristiano del mito,
mientras los de África argumentaron pruebas basadas en el Genoma humano,
hasta que los de la Universidad Nacional aportaron la prueba definitiva,
porque en Colombia, la gente vive desnuda, come con una fruta y tienen
la creencia de vivir en el Paraíso.

Hay encuestas de encuestas. En el 2013, apareció una que buscaba elegir
“el colombiano más famoso” y adivinen, ¿quién la ganó?.. Pues, el ex
presidente Álvaro Uribe. Por supuesto, que le empresa encuestadora es
propiedad de la multinacional Fox, y no sobra decir que el elegido hace
parte de su Junta directiva.

Entonces, si Uribe es “el colombiano más famoso”… Colombia, ¡si es el
país más feliz del planeta!.**

*
*————————————————————-
Compartir Articulo
—-Subir—–
————————————————————-
*
*
_Aprobados, Reprobados e Interrogados_*
_*
Luis Carlos Guerrero S.*_
*
Desde nuestra apuesta política nacida del carácter insurgente y
revolucionario, de estimular permanente a los cambios progresistas,
llamamos a que nos la juguemos por consolidar, ampliar, animar,
fortalecer y extender a los Aprobados; a reducirle espacio social a los
Reprobados y a corregir a los Interrogados (aplazados) en un curso de
acción transformadora de las políticas erráticas, que encarna el régimen
colombiano.
_Cinco aprobados_

La movilización e indignación social. Sin lugar a dudas el signo más
relevante de la sociedad lo constituyó el estado continuo de movimiento
reivindicatorio propio de una nación que está emergiendo desde el fondo,
al cual el terrorismo de estado lo había relegado. Es un movimiento de
sociedad ascendente, o en acumulación hacia estadios mayores, que aspira
a edificarse igualitariamente, en la diversidad. Entonces lo más
representativo del año es una sociedad dispuesta a romper mordazas. El
espíritu de las nacionalidades ha estado gimiendo y trinando la palabra,
se han volcado a las calles, las plazas, los parques, se han hecho
sentir desde los ventanales de las barriadas pobres y de clase medias;
han sido gritos de presencia múltiple en los espacios públicos para
decir, no podrán privarnos con la privatización, somos rabia en ebullición.

La selección Colombia, Nairo Quintana, Mariana Pajón, Katherine Ibarguen
y demás medallistas olímpicos, expresión colectiva de los sueños de
colombianidad. Venga esa mano selección patria del deporte, surgida
desde el esfuerzo propio, sin el apoyo del gobierno, desde la pasión,
desde las entrañas de la pobrecía que llena de orgullo a nuestro
espíritu batallador ante las adversidades. Valientes gladiadores que
sacuden la tristeza del alma de los colombianos, nos dan una flor de
sonrisa con olor a victoria y refuerzan el sentido de que si podemos
cambiar el rumbo del país y acceder a un paisaje, donde la esperanza se
cocine en las tulpas y los fogones de la vida abundante. Ellos son la
estampa dibujada en la sonrisa de sus rostros gritando que nos merecemos
un Estado mejor, más cerca de la gente. Estamos orgullosos de ustedes
compatriotas.

La rebelión de la ruana. Siempre lo de la ruana ha sido despreciado por
la élite de sangre azul, sinónimo para ellos de lo sucio, lo bajo, lo
que merecen la pobreza y la miseria, los que tiene que vivir sin
derechos y un montonón de deberes para engorde del Estado y los
oligarcas de bolsillo sin fondos. La rebelión de la ruana, de la
dignidad empuñada en las manos callosas de campesinos boyacenses,
caucanos, nariñenses y de todo el país, forjadores de soberanía
alimentaria; dignidad capaz de ser jalonadora de la solidaridad de todo
un país, que a pesar de la creciente urbanización se resiste a negarse
en sus raíces campesinas, negras e indígenas, de puro campo. Vamos mi
gente portando la ruana de las raíces de la soberanía nacional, por los
caminos de Bolívar, del negro-indio-mestizo Gaitán, tras las homilías
del cura Camilo, por las huellas de BenkosBioho guerrero de la libertad;
por los caminos de Manuel Quintín Lame, de todos los desheredados de la
tierra hoy reivindicados.

La participación ciudadana. La democracia colombiana esta moribunda
aquejada de enfermedades que la han colocado en estado de coma inducido
por la corrupción, el autoritarismo, la militarización de la ciudadanía,
la asfixia de la voluntad popular. Y por ello por las venas de la patria
comienza a correr los riachuelos de la participación ciudadana, que
muestra un horizonte de la democracia plebeya. El año 2013 fue de
consultas populares y ciudadanas en defensa de los bienes públicos, del
patrimonio humano y natural de Colombia. De la exigencia a las consultas
previas, libres, informadas a las que tienen derecho los pueblos indios
y negros, las poblaciones van asumiendo la consultas ciudadanas, donde
participa toda la población de manera autónoma, sacudiendo las estrechos
derechos democráticos. Allí están los ejemplos de Piedras en el Tolima,
del municipio de Tauramena, de los pobladores de Barranquilla que se
animan a responder por el futuro de la ciudad; la consulta del pueblo
Guajiro sobre el desvío del río Rancherías y otras más con olor a la
protesta y movilización que derrotaron la reforma a la justicia injusta.
Más lejana está en el imaginario la consulta sobre el TLC de los pueblos
indígenas.

La irrupción del Pensamiento crítico. Sin duda el año 2013 ha sido una
batalla política donde el pensamiento crítico se va abriendo un espacio
la construcción colectiva de nuevo país, síntoma ineludible de una
nación que madura y marcha al encuentro con las alternativas de sociedad
donde llueven proyectos de democratizaciones en América Latina, pugnando
por entrelazarse con la pujanza soberana de un continente que no quiere
jamás estar arrodillado a los mandatos imperiales. Importante son los
cimientos colectivos de los movimientos sociales y políticos los cuales
inician, en el marco aún de la desunión, búsquedas de una agenda de
nación surgidas desde la oposición social amplia y diversa, de la cual
serán protagonistas la gente de pie. Destacable la acción de
intelectuales progresistas del talante de William Ospina, quienes no
pueden estar ausentes de este nacimiento liberador que asoma cual parto
de nueva sociedad.
_Cinco interrogados_

La paz social, anhelo primero de los colombianos, sufrió un severo golpe
con la destitución del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro. Decimos que es
un puntillazo, porque a pesar que el país celebro con alborozo el inicio
de las conversaciones de paz entre Farc y el Gobierno, se mantiene
cerrado por el gobierno el grifo de la participación de pueblo, que
permita a la sociedad ser un actor fundamental en la edificación de las
soluciones políticas.

La democracia y la voluntad ciudadana. Si algo viene caracterizando al
actual gobierno es su constante manipulación de la democracia y a
voluntad popular. En nombre de ella se irrespeta la voluntad popular en
Bogotá pues un gobierno elegido por una franja social mayoritaria que
derrotó a los partidos de la elite, se burla con una acción autoritaria
y antidemocrática por una procuraduría que se parece más a un tribunal
de la inquisición. Y el derecho del país, de todos y todas, a decidir
sobre el rumbo de Colombia sigue hipotecado en las oficinas de
multinacionales y empresarios, de los militares y de las minorías
gobernantes, excluyendo a las universidades, los centros de
pensamientos, constituyendo foros de democracia abiertas a la presencia
viva de las distintas fuerzas sociales, políticas, culturales y la
ciudadanía emergente. ¿Se impondrá la elite o se abrirán nuevos cauces
democráticos?, ¿Tendrá continuidad el movimiento por la democracia que
se ha comenzado a expresar ocupando las plazas públicas?

Los derechos de la naturaleza. Siempre hemos afirmado que Colombia es
una potencia en bienes naturales, de una inmensa diversidad y una de las
reservas de la humanidad por cuanto su territorio contiene
significativos ecosistema estratégicos para la vida. Estos están
amenazados por la incursión violenta de una política que favorece la
perspectiva de convertirnos en un país minero. Naturaleza rica en vida
versus capital que despoja la vida para acumular dinero, es una
contradicción que merece resolverse a favor de reconocer y garantizar
los derechos de la naturaleza, como han sido establecidos en la
constitución del pueblo ecuatoriano y boliviano, países que han decido
trasegar hacia el Buen vivir.

El protagonismo urbano. Hasta ahora el campo ha soportado el mayor peso
en el desarrollo de la lucha social, siendo muy activos protagonistas
los indígenas, los campesinos y los afrodescendientes. Comienzan a
despuntar la conflictividad social urbana, escenario donde vive la
población mayoritaria de Colombia. Los conflictos por la movilidad y una
política pública que consagre los derechos de la población; las
protestas ocasionadas por los ordenamientos territoriales que legalizan
la desposesión a favor del capitalismo; el despertar de la protesta para
que la ciudadanía no termine costeando la infraestructura vial, que
requiere la puesta en marcha del TLC; es decir, la lucha por los
derechos a la ciudad van emergiendo en un contexto de privatización
neoliberal y segregación social parecida a las prácticas del apartheid.
El 2014, ¿será el año de mayor protagonismo urbano o seguirá
intrascendente en sus aportes a un torrente de democracia y justicia
social, pariendo una acción integradora campo-ciudad?

La insurgencia y unidad de la izquierda. La verdad esperábamos mucho
más agallas de una izquierda y la insurgencia que al final de este año
dijera a los colombianos en general, y a los que creemos y apostamos la
vida por cambios progresistas, de avanzadas en la sociedad, diciendo
aquí estamos entrecruzamos los lazos de afectos, de identidades, dejamos
un poco al lado el poner las posturas propias por encima de un consenso
nacional, que se basa ante todo en las aspiraciones que el mismo pueblo
ha venido peleando. La izquierda y dentro de ella la insurgencia le
falta madurar un proyecto de unión para trascender hacia ser
alternativa. Es una deuda que queda pendiente más allá del saludo de año
nuevo que nos dejó la comandancia insurgente. Animemos a tejer entre
todos, el país y sus sueños de cambios que así nos demanda. O, ¿será
otro año sin esa certeza de unidad?
_Cuatro reprobados _

El Congreso de la República. Es un lugar común el sentir de una
abrumadora mayoría de colombianos que no creemos que este escenario de
las leyes esté actuando en justicia y para ser protagonista de una
Colombia de futuro basado en la dignidad humana. ¿Qué se puede esperar
de un Congreso que en lugar de interrogarse seriamente sobre el TLC que
ha ocasionado la muerte del campo, sigue bendiciendo más tratados de los
cuales ya perdimos la cuenta?, ¿Qué se puede esperar de un Congreso en
que cada congresista se embolsilla 8 millones de pesos de
bonificaciones, mientras calla sobre el aumento del salario mínimo, que
es tan mínimo que no alcanza para nada, ni cubre a todos los colombianos
que trabajan, porque la mayoría vive con salarios por debajo del mínimo?

Las Fuerzas Armadas. Los repetidos discursos guerreristas desde el
ministro de la defensa y la cúpula militar son parte del mismo libreto
de “hacer la guerra para conseguir la paz”, de más dineros para la
maquinaria de guerra y alimentar los bolsillos de los guerreristas. La
apuesta por el triunfo militar a pesar que el país vibra y clama por una
solución distinta a la guerra, hacen que las Fuerzas Armadas se estén
inhabilitando para jugar un papel en la paz y aumenta la percepción
ciudadana sobre ellas, de ser un palo atravesado en la rueda de una
solución política del conflicto, que debe ser reestructurada a fondo.
También puede ser que presintiendo que una solución política implica la
desclasificación de los archivos secretos, temen a ser enjuiciados por
tanta criminalidad ejecutada.

La prosperidad. La rajada que se llevó la “prosperidad democrática” pues
en Colombia hubo un crecimiento económico sin bienestar. O sea, el
crecimiento no sirvió para superar la siempre mencionada pobreza que se
expande en todo el territorio. ¿En qué manos y bolsillos prósperos
habrán quedado? Por ello, salen reprobados la ausencia de derechos
humanos en educación, salud y el reconocimiento a los derechos étnicos
de los pueblos indígenas y negros.

El feminicidio. El Estado y todas las instituciones se mostraron
incapaces de detener una de las expresiones del genocidio en Colombia,
el feminicidio. No hay un despertar ni un anochecer en que los medios de
comunicación no divulguen “como noticia”, la muerte de una mujer.
Porque en eso se ha convertido la muerte en Colombia, en una noticia
llena de espectacularidad para los medios de comunicación, que le da
ratings ofendiendo el dolor de las víctimas, toda la sociedad y de los
que aún nos conmueve la vida como fundamento de nuestra convivencia. Es
hora de que pasemos de la legislación a asumir una transformación
radical de la situación. La existencia de una copiosa legislación de
protección a la vida y de la violencia a la mujer no ha sido capaz de
revertirlo. Creemos que la resolución de esta abrumadora situación de
violencia contra las mujeres no depende exclusivamente de las
instituciones, está en poner en movimiento una acción envolvente de las
mujeres. La ausencia de actuación activa de la mujer en los destinos del
país a pesar de ser la mayoría de los colombianos. Muy mal que el
Presidente Santos nos quiera vender la idea de que este es el país más
equitativo en lo de género, porque nombra a unas cuantas mujeres en
altos cargos de gobierno y en los diálogos de paz, cuando lo común es el
asesinato de ellas masivamente. Lo que se necesita es otra cosa y menos
oportunismo.

**
————————————————————–
Compartir Articulo
**
—-Subir——
————————————————————-
*
_*
El Modelo Político a Derrotar es la Mafia
*__*
Benedicto Galán*_
*
Cada que los señores del poder sienten pasos de animal grande, bien sea
en la lucha popular o en gobiernos incómodos — como el de Bogotá–,
acuden a la violencia como método probado para “apaciguar los ánimos” y
silenciar la esperanza. En 1929 el ejército acribilló las exigencias de
los obreros de las bananeras. En 1948 asesinaron a Gaitán y despojaron a
las masas campesinas de la tierra y el sosiego; primero fue la
destitución de Gaitán como Alcalde de Bogotá y luego su asesinato.
Durante el triste Frente Nacional, una dictadura militar gobernó en las
sombras, asesinó, torturó, desapareció. Desde los años 80 las clases
dominantes han permitido el matrimonio entre narcotráfico, poder
político y violencia; ese matrimonio dio a luz al paramilitarismo.

Es que en Colombia han tenido hasta políticas de Estado para imponer el
terror: ¿qué fueron el Estatuto de seguridad de Turbay, las Convivir de
Uribe y los Falsos positivos de Santos? Aún con sus disputas a su
interior, ¡ésta oligarquía sí que ha enseñado cómo es la combinación de
todas las formas de lucha!

En nuestro tiempo, tras el show de un proceso de paz entre el gobierno
Uribe y los jefes paramilitares, se nos ha querido hacer creer a los
colombianos que más de 35 mil paramilitares dejaron las armas y se
desmontó ese poder que pone y quita alcaldes, gobernadores, ese poder
que aceptó ser el amo de más de la tercera parte del Congreso de la
república y se hizo por la fuerza al control de importantes sectores de
la economía regional, como la contratación estatal, las obras públicas,
la salud, el negocio de las apuestas, los bienes raíces, las
explotaciones agroindustriales, entre otros.

Los colombianos estamos obligados a preguntarnos: ¿qué tanto poder sigue
teniendo la mafia en la vida social y política de este país, de nuestras
ciudades?, ¿La mafia llega al nivel de ser un estado dentro del estado?
_La Don Berna-bilidad
_
Fernando Quijano, miembro de la Fundación Corpades, describe a Medellín
de una manera muy distinta, a la ciudad que los medios de información
ponen como ejemplo de innovación. Este investigador destaca “la
desaparición forzada, que implica casas de tortura donde están
desmembrando cuerpos”… “en las escombreras hay aproximadamente 300
cuerpos pero existen miles en otras partes de Medellín, en hornos
crematorios”… (en 2012) “nos hablaron de 9.700 personas registradas
que se desplazaron dentro de Medellín, pero la realidad es que la
mayoría no denuncia”. ¿Dónde están todas las mujeres, niños y jóvenes
víctimas de la trata de personas, el comercio sexual y el tráfico de
órganos? Como podemos ver, Medellín es mucho menos pacífica de lo que
parece, los tiempos del terrorismo de los Carteles del narcotráfico
habrán cambiado parcialmente, pero no se han ido.

La movilización y la organización de los pobladores son golpeados por la
mafia: en un contexto de asesinato, descomposición del tejido social y
violencia fascista se impone el silencio y todas las formas de opresión.
Para el historiador Germán Alfonso Palacio Castañeda, Colombia como
“Estado paramilitarizado” desde los años 80 “se manifiesta con amenazas,
atentados y asesinatos selectivos y masacres colectivas de funcionarios
gubernamentales (principalmente pero no exclusivamente de la izquierda),
y de líderes políticos populares, obreros, campesinos, profesores,
activistas de derechos humanos y miembros de organizaciones no
gubernamentales.”

Para el mundo está claro que cuando los poderes criminales del
capitalismo lo quieren, asesinan a todo un pueblo para doblegar su
voluntad de lucha, con las bombas, con las armas, con el hambre, con la
dependencia económica… Movimientos de las masas han sido doblegados
con estrategias de narcotización para descomponer la fuerza social y
ensuciar la imagen de los revolucionarios, basta mirar el tratamiento
dado por los gringos a las Panteras Negras en los años 70.

Igualmente peligroso es el nivel de control social, político, económico
y territorial que han llegado a tener estos grupos de mafia en nuestro
país. Urabeños y Rastrojos, la Oficina de Envigado, el Cartel del Norte
del Valle, entre otros grupos, han logrado mutar sus estructuras y
formas de funcionamiento, llegando al nivel de mantener el negocio en
las zonas rurales, trasladarlo y defenderlo en auténticos enclaves
mafiosos al interior de las ciudades.

Fernando Quijano, dice que el 70 por ciento de la ciudad de Medellín
está en manos de la ilegalidad. La capacidad de estos grupos, sólo en
Medellín, bajo una red complicada de Combos, llega a ser de 350 bandas
con unos 13 mil hombres armados. Otros análisis estiman el ingreso de
estas redes mafiosas, en más de 3 billones de pesos provenientes de
extorsiones sólo en esa ciudad.

No es una exageración decir que ese contubernio entre política legal,
empresarios “respetables”, mafiosos y grupos criminales en armas, es un
auténtico poder más profundo que el de una institucionalidad corrupta,
que se deja manosear por la ilegalidad.
_”Mate a uno y asuste a diez mil”_

El terror es el activo más importante de la mafia. El terror engendra
miedo, y el miedo permite el control total de la vida social. Los
grandes medios destilan dosis permanentes de miedo. En la vida de un
barrio el miedo permite sumergir a la comunidad en la violencia entre
hermanos del mismo pueblo, desconfianza entre vecinos, competencias
entre compañeros; el miedo permite a los mismos mafiosos que lo
sembraron cobrar por servicios de seguridad y vigilancia.

Hasta las puertas de las universidades ha llegado la mafia, sino miremos
el caso de la ex-rectora de la Universidad Autónoma del Caribe, Silvia
Goethe, presa por pagar en 2003, 150 millones de pesos a los
paramilitares, para matar a Fernando Cepeda, quien era una amenaza al
control de ella sobre la rectoría de esa universidad.

El miedo y la descomposición social han arrastrado a la tan cacareada
democracia representativa a un nivel tal que en muchos barrios de las
grandes urbes colombianas, donde manda la mafia, a la gente ya no se le
compra su voto con dinero sino con Bazuco, marihuana y otras drogas
ilícitas. Una policía corrupta que conoce las Ollas de micro tráfico y
es amiga de los mafiosos, es un mensaje de terror para la gente: ¿si los
que se supone que debieran protegernos están con los mafiosos, entonces
quién está para defendernos?
_Sistema político rufián_

El investigador Luís Jorge Garay concluye que “el sistema político no ha
tomado la decisión de romper totalmente con la ilegalidad”. Desde 2006
hasta el 2011 han investigado más de 150 congresistas, 25 gobernadores y
60 alcaldes por vínculos con grupos paramilitares. Los sancionados y
encarcelados se pueden contar por decenas. Pero el asunto va mucho más
allá y debe caracterizarse como una “captura del Estado”, como lo
plantea Garay.

El Congreso colombiano, despachos de la Presidencia de la República,
Gobernaciones, Asambleas departamentales, Alcaldías, Institutos
descentralizados, Notarías, Registradurías, la Inteligencia del Estado y
otras entidades, lejos de servir al ciudadano formaron parte del
inventario secreto de las redes mafiosas.

Para el buen funcionamiento del ciclo de la mafia ésta se comporta en
forma de red, donde la horizontalidad y nodos especializados de
relacionamiento entre la legalidad y la ilegalidad garantizan la
capacidad de resistencia del poder mafioso. Para Garay, esos son los
agentes grises: “Un banquero o un cambista que se dedica a lavar dinero
a la criminalidad dentro de sus actividades legales. Un militar que, en
vez de atacar al criminal, le permite actuar en el territorio. Un agente
del DAS, o el director, que en vez de perseguir a los criminales filtra
información para permitirles tener acciones más tranquilas. Un
congresista que mediante un acuerdo político con la criminalidad busca
tramitar proyectos de ley para favorecerlos.”

La actuación de las redes de la mafia desemboca en el control del
negocio ilegal, pero también en la captura de importantes recursos del
presupuesto público en beneficio de micro poderes y feudos electorales.
Por ejemplo, hace unos pocos días se ha conocido que a Mancuso el
gobierno de Colombia le entregó 40 mil millones de pesos para que en sus
“modestas” tierras desarrollara un “humilde” proyecto de reforestación.
¿Qué decir de la famosa señorita Domínguez, quien por arte de magia del
ex ministro Andrés Felipe Arias transfiguró de ser reina de belleza a
experta cultivadora de la tierra, gracias al programa Agro Ingreso
(robo) Seguro del ex presidente Uribe Vélez? Más de 5 billones de pesos
se apropiaron las mafias del sistema de salud pública, las que tenían
sus congresistas propios, como la señora Toro.

Para que no se rompa el ciclo de la prosperidad, los para-políticos y
mafiosos, desde las cárceles, ya confeccionaron y legalizaron sus listas
de candidatos al Congreso de la República. Es así que la renovación de
las listas al Congreso de algunos partidos políticos muy cuestionados
por la actuación criminal de sus representantes electos, no terminó
siendo sino un lavado de imagen con súper caciques todopoderosos, que
manejan los hilos tras las sombras, como La Gata, Juan Carlos Martínez,
Hugo Aguilar Naranjo, Vicente Blel, el clan Zuccardi, los Villamizar
Afanador, para mencionar sólo unos escandalosos ejemplos.
_El clan por encima del derecho_

En nota del Portal La Silla Vacía de 2009, se citan los elementos
centrales del modelo mafioso. “La regulación que guía no es la ley sino
la familia”, Roberto Saviano el escritor italiano afirma:

1) La mafia siempre va varios años adelante de los Estados: en su
creatividad, en su sofisticación y en su manera de mimetizarse en el
aparato económico y político;

2) Hubo un tiempo en que los miembros de la mafia necesitaban a
políticos para hacer contratos. Ahora los políticos necesitan a los
mafiosos para obtener votos;

3) Los carteles criminales son los únicos que tienen una gran cantidad
de dinero disponible para salvar a muchos empresarios que están cerca de
la bancarrota.
_Los bajos fondos remiendan la crisis_

Una grave consecuencia de todo esto es que con el terror mafioso el
modelo miserable se profundiza. El aparato de guerra estatal y el terror
mafioso han favorecido la entrada a los territorios de multinacionales
saqueadoras de las riquezas naturales de la nación y de todo tipo de
inversiones extranjeras imperialistas. No podemos esperar menos cuando
los gobiernos imperialistas del mundo han invertido tanto en la guerra
en los países del sur. Por ejemplo, desde la presidencia de Nixon,
Estados Unidos ha invertido más de 1 billón de dólares en la “guerra
contra las drogas” en países como Colombia y Afganistán.

La multinacional bananera, Chiquita Brands realizó más de 100 pagos a
los paramilitares del clan Castaño, por un valor de más de 1,7 millones
de dólares; Drummond y otras multinacionales mineras y petroleras, han
sido cómplices probados de masacres en distintas regiones del país.
¡”Reprimir es hacer Patria”, dice la cínica oligarquía colombiana!
¡Multinacionales petroleras, mineras y otras más, no son sino mafias, se
comportan como tal, mafias legalizadas, pero mafias, decimos los pueblos!
_
Perder el miedo_

La Mafia es el modelo político a derrotar para salvar la nación.
Rompamos los miedos, para resquebrajar los poderes mafiosos que
gobiernan a Colombia. Derrotar las decisiones ilegales e ilegítimas del
Procurador Ordoñez es asestar un golpe a la mafia que se duele del
gobierno decente de la Bogotá Humana. Estar con la Paz es romper el
miedo a una solución dialogada con las mayorías nacionales, sobre los
problemas de fondo de la nación.

Para finalizar debemos preguntarnos: ¿de cuál paz estamos hablando si se
dejan intactos y en pleno funcionamiento los tentáculos de una mafia
asesina y criminal, alentada y permitida por la clase oligárquica?
Entendemos la paz como la transformación desde las mayorías de las
causas estructurales, que desencadenaron el conflicto social y armado.
Con lucha y más lucha, con la fuerza de las mayorías construiremos todas
y todos los colombianos esa victoria popular a la que llamamos paz, ¡a
ella estamos convocados!
***

————————————————————–
Compartir Articulo
**
—-Subir——
————————————————————-

**
*_A 49 Años de Simacota Con Camilo Seguimos_*

_*Chaca Zulú*_
**
*
Un 7 de enero de 1965, con la toma de un pueblo en Santander llamado
Simacota, se anunció públicamente el parto de una propuesta política de
país, por una agrupación guerrillera que asume el nombre de Ejército de
Liberación Nacional –ELN-.

La propuesta política condensada en el llamado Manifiesto de Simacota
recoge varias de las aspiraciones de las mayorías, señala el camino de
la unidad de los pobres y oprimidos, para la construcción de una
Colombia con justicia social y democracia, del tamaño de sus mayorías,
que impulsaría la constitución de un país sin el tutelaje del imperio
norteamericano, que venía sembrando de miseria a toda la América en
nombre de la libertad, con la excepción de Cuba revolucionaria.

La cerrazón del régimen bipartidista, el menosprecio a la gente de a
pie, la apropiación violenta del bien común y del esfuerzo nacional por
una minoría, el desprecio social a los pobladores originarios, a los
hijos de los africanos, a los campesinos, a los mestizos, la
intolerancia y la prepotencia de los poderes oligárquicos, están en la
base del estallido rebelde e insurgente de la década del 60, que marca
el nacimiento de las guerrillas revolucionarias, como las Fuerzas
Armadas Revolucionarias de Colombia –FARC- y el ELN.
_La herencia de Gaitán_

Con el asesinato de Jorge Eliecer Gaitán en 1948, el poder oligárquico
reiteró a Colombia una de sus características fundamentales, que ha
marcado su comportamiento político, la exclusión violenta del contrario,
su aniquilamiento por cualquier medio, lo que la hace marcadamente
intolerante, arrogante y prepotente con las mayorías nacionales, pero
arrodillado ante el imperio, que no reconoce la presencia de un proyecto
de nación distinto al de las clases dominantes.

Gaitán ondeó las banderas de la refundación de la nación desde la
decencia, la justicia y la autonomía nacional, ahogada por la sujeción a
los designios norteamericanos, remarcados con la masacre de los
trabajadores de las Bananeras en 1928. Creyó la clase dirigente que con
el asesinato del líder moriría la utopía de la redención social, a la
que se intenta ahogar en sangre de pueblo, con una espiral de violencia
que aún hoy continúa.

Con un discurso perverso los dos partidos tradicionales sembraron de
odio a los pobres del partido liberal y del partido conservador,
haciéndoles creer que la batalla tenía que librarse entre el pueblo de
los dos partidos, cuando en verdad, no habían unas diferencias en las
propuestas de país de los dos partidos.

Años de violencias, desplazamientos y despojos a una masa inmensa de
campesinos y pobladores del campo que huyeron a los centros urbanos,
todo un acumulado de desgracias para las mayorías, quienes vieron como
los dos partidos que lo llevaron a enfrentamientos fratricida, pactaron
más adelante un acuerdo en donde se alternarían la administración del
país cada cuatro años. Y el pueblo sacrificado en el altar del
capitalismo violento fue una vez más desconocido.

Toda esta situación, sumado al ejemplo de liberación del pueblo cubano,
dio alientos a que desde las mismas entrañas del pueblo fueran
renaciendo rebeldías y resistencias, y unas fuerzas revolucionarias
portadoras de un sentimiento, de la necesidad de transformar el estado
de cosas criminales, injustas y de mayor posicionamiento norteamericano
en la geografía de la patria. Desde el fondo de las angustias nace la
urgencia de una acción alternativa propia desde los cimientos populares.
Así nacieron múltiples organizaciones de izquierda en los años 50 y 60
del siglo pasado.
_Camilo retoma las banderas_

A pesar de todo el bárbaro genocidio continuado practicado sin
escrúpulos desde las altas esferas del poder, desde el 9 de abril hasta
nuestro días, el pueblo no ha abandonado la idea de organizar sus
propias alternativas de izquierda, de transformación social y de ir a
las raíces de las causas generadoras de hambre, miseria, delincuencia y
corrupción, de este tremendo conflicto social. Proceso propio desde las
avenidas populares y democráticas que justamente diera continuidad
nuestro Comandante Camilo Torres Restrepo cuando dio origen al Frente
Unido del Pueblo en 1965, con el que convocó la participación popular
en un movimiento de masas, para tomarse el poder, en un proyecto
político similar al que el ELN expuso en el Manifiesto de Simacota.

De igual manera es muy propicio y éticamente obligatorio, al cumplirse
los 50 años del surgimiento del ELN y del Frente Unido del Pueblo,
interrogarse por qué no ha sido posible alcanzar la paz en nuestra
patria, por qué ha sido esquivo el camino de hallarle una solución
política al conflicto social y a la guerra.

Está fresca y muy viva en la memoria toda la traición que sufrió
Guadalupe Salcedo y Dumar Aljure, jefes guerrilleros liberales
asesinados a mansalva en Bogotá, después de haber firmado la paz con el
gobierno de Rojas Pinilla; justamente el asesinato de ellos sucedió
después de la firma del pacto de Frente Nacional en donde los dos
partidos decidieron que no habían más alternativas, solo podían gobernar
los rojos y los azules. Fuera de ellos no era admitida la disidencia y
mucho menos pretender gobernar los destinos de Colombia de una manera
distinta a la impuesta por la minoría. Tradición de la clase dominante
que persiste hasta el día de hoy.

Y porque esa historia se ha repetido de manera alevosa gobierno tras
gobierno consolidándose un régimen de terror, hoy es más vigente el
propósito de lucha que nos anima, que no es otro que una patria libre,
de vida y democracia, donde la voluntad soberana de las mayorías sean
las que soporten la nación. Sigue presente el camino trazado por Camilo
de no deponer las armas hasta que nuestro país sea refundado y edificado
desde los fundamentos de soberanía y sin ataduras que nos empobrecen y
explotan..

***
————————————————————–
Compartir Articulo *
* —-Subir——
————————————————————-
**
**_*
*_
_*Garras y Sonrisa**s Imperiales en África*_

_*Frente Internacional Comandante Milton Hernández*_
*

África es un gran continente. Cuna de la especie humana. Con 30 millones
de kilómetros cuadrados, mil millones de habitantes y 53 países. El
desierto del Sahara cubre la tercera parte de su territorio. Posee la
mayor reserva de minerales y piedras preciosas del mundo, sin embargo es
donde más personas pobres hay, quienes cuentan en promedio con apenas 48
años de esperanza de vida.

Tras varios siglos de colonialismo salvaje donde primaron las luchas por
la independencia, contra la esclavitud, el apartheid y la discriminación
racial, el continente africano comenzó a liberarse en la década de los
años sesenta del pasado siglo, de la opresión de los países europeos,
logrando la mayoría de ellos la independencia. Un continente marcado
todavía por la pobreza, las enfermedades (SIDA/VIH), la desigualdad, la
marginalización social y el analfabetismo.

La dominación europea, que únicamente buscaba el tráfico de esclavos y
el saqueo de las riquezas naturales, y las más recientes imposiciones de
los sistemas neoliberales han sido las grandes culpables del atraso de
este continente.

En la actualidad, después de cuatro décadas en las que casi todos los
Estados africanos lograsen la independencia, África vuelve a ser el
escenario de un voraz neocolonialismo interesado únicamente en su
potencial energético, materias primas -el oro y minerales estratégicos y
raros como el Coltán (necesario para la producción de elementos de
ordenadores y celulares)-, las propias tierras de cultivo y las reservas
de agua y pesca.

El 18 por ciento del petróleo que importa Estados Unidos proviene de
África Occidental, con unas rutas de suministro más directas y próximas
que las provenientes de Oriente Medio, y que resulta más segura.

La actual presencia de EEUU viene en parte motivada para contrarrestar
la entrada de China en este continente en busca de los recursos
naturales, que necesita para mantener engrasada la producción de sus
industrias. En este contexto, las antiguas potencias coloniales de Gran
Bretaña y Francia, tampoco están dispuestas a dejar de jugar un papel en
el continente aunque sea subordinado al de EEUU.
_Algunas intervenciones militares de EEUU_

Durante la Guerra Fría (1945-1991), África se convirtió en otro de los
escenarios del enfrentamiento de las superpotencias. EEUU confió el
papel de gendarme a Francia y Reino Unido y se limitó a realizar
actuaciones puntuales para contrarrestar la influencia de la Unión
Soviética. La planificación por parte de la CIA del asesinato del primer
ministro congoleño, Patricio Lumumba, el apoyo a la
contrarrevolucionaria UNITA en Angola, que combatía al gobierno del MPLA
y la cooperación con la Sudáfrica racista del apartheid, son sólo
algunos de los ejemplos de esas intervenciones.

Desde finales del Siglo XX y hasta la actualidad, bajo la influencia de
los atentados del 11-S y la doctrina de la guerra preventiva, África
pasa a ser escenario de nuevas incursiones de EU. Sudan fue bombardeado
en 1998 por Bill Clinton, con la excusa de tener bases de Bin Laden. En
Somalia, primero, la conocida como batalla de Mogadiscio, en 1993, dejó
como saldo 18 soldados norteamericanos muertos y entre 300 y 500
somalíes fallecidos, y, después, los bombardeos en 2007 sobre unas
pretendidas bases de Al Qaeda.

Quizás la más importante y reciente intervención sea la de Libia. Una
guerra imperialista en que la OTAN actuó más allá de lo que había sido
hasta entonces su tradicional campo de operaciones (pretendidamente la
defensa de sus Estados miembros). La OTAN se hizo cargo de las
operaciones militares en Libia a partir del 31 de marzo de 2011, 12 días
después de que comenzaran bajo mando estadounidense primero, y de una
coalición internacional después. Una guerra que fue un foco de
inestabilidad para toda la región y precursor de la siguiente guerra en
Mali, con la intervención unilateral de la antigua metrópoli, Francia,
encabezada por el socialdemócrata Hollande.
_Instrumentos actuales de la presencia militar norteamericana
_
El AFRICOM, mando responsable de organizar las operaciones militares
yanquis para este continente, con programas militares como la iniciativa
Pan Sahel, presencia en Malí, Níger, Chad y Mauritania, bajo la siempre
conveniente excusa de la lucha antiterrorista en el norte de África, y
una amplia red de bases militares, como la de Djibouti, desde la que
controla la zona conocida como el Cuerno de África y el tráfico marítimo
del Mar Rojo.
_Sonrisas imperiales_

El presidente norteamericano realizó su primera gira oficial por varios
países del continente africano en junio de 2013, un viaje que incluyó a
Senegal, Sudáfrica y Tanzania, solo unos meses después del viaje
realizado a algunos de estos mismos países por el Presidente chino, Xi
Jinping. Un viaje en el que los medios de comunicación pretenden
convertir al presidente norteamericano en heredero de la tradición de
Nelson Mandela. Una nueva intoxicación. Todo es posible. Si en el pasado
lo convirtieron en premio Nobel de la Paz a quien ha hecho de la
política de los asesinatos selectivos y bombardeos con drones uno de los
signos característicos de sus mandatos presidenciales, puede que ahora
consigan convertir a Obama en heredero espiritual de Mandela.

Hay que recordar que el Congreso norteamericano no retiró hasta junio
del 2008 la etiqueta de “terrorista” al Congreso Nacional Africano
(partido que presidía Mandela), una clasificación que mantuvieron
incluso después de la derrota del apartheid y durante la presidencia de
Nelson Mandela (1994-1999).

Mientras el Presidente Obama muestra su mejor sonrisa para las fotos,
los estrategas norteamericanos prosiguen su búsqueda de nuevos motivos
con los que justificar próximas injerencias militares, para conseguir el
dominio geoestratégico y el control de los recursos naturales del
continente.
l

**
————————————————————–
Compartir Articulo
**
—-Subir——
————————————————————-

*
**
*
*
*Siempre junto al Pueblo*
*Viva el ELN *
Siguenos en Twitter
————————————————————————————————
RESPETAMOS SU PRIVACIDAD
Este correo llega a usted porque está o estaba subscrito/a a una de
nuestras listas o porque alguien nos proporcionó su dirección
pensando que nuestra información es de su interés.
Si el contenido de este mensaje no es de su interés, lamentamos
que le haya llegado. Para desuscribirse de esta lista de noticias
envié un mensaje en blanco a colombia-unsubscribe@eln-voces.com
Recibirá un mensaje de respuesta automáticamente del servidor.
————————————————————————————————

FontFuente: colombia@eln-voces.com, via: colombia-bounces@eln-voces.com