Revista de Pangea

"La Revista de Pangea és un recull de notícies de diferents butlletins"

[polomoir1] Las hazañas del ministro Lizarralde

Visite nuestras páginas: http://www.moir.org.co, http://tribunaroja.moir.org.co , http://www.robledosomostodos.comy
http://www.deslinde.org.co

Siga los twitter del senador Jorge Enrique Robledo en http://twitter.com/#!/JERobledo

——————————————————————————————–

 

Las hazañas del ministro Lizarralde

Jorge Enrique
Robledo, Bogotá, septiembre 27 de 2013

——————————————————————————————–

 

Nadie recuerda el
nombramiento de un ministro de Agricultura que haya caído más mal que el de
Rubén Darío Lizarralde. No se sabe quién tomó una decisión peor, si Santos al
nombrarlo o él al aceptar. Una auténtica provocación. Y el rechazo crece con el
hallazgo de más de un esqueleto en los armarios del exgerente de Indupalma.

 

La controversia no
nace, como con mentiras alegan los fletados, de que los críticos estemos en
contra de la economía empresarial o del cultivo de palma. No. El pleito tiene
nombre propio y empieza con las políticas del gobierno frente a los dos grandes
problemas agrarios del momento. Primero, la culpa de las políticas oficiales en
las enormes protestas de la Colombia rural, que expresan la crisis del 99 por
ciento de los productores, y, segundo, el despojo ilegal de los derechos del
campesinado sobre los baldíos del Estado, actos de corrupción que pretenden
lavar con el peor agravante: imponer que el futuro del agro no reside en salvar
a los que hoy están en la ruina y reclaman, sino en darles más gabelas a un
puñado de monopolistas nacionales y extranjeros.

 

El nuevo ministro
llegó, entonces, con la falacia de que habrá agro próspero en medio de los TLC
y a tramitar la Ley Urrutia, que impulsa Santos para lavarles las ilegalidades
a los clientes de Carlos Urrutia y de sus pares, concentrar más la tierra y
promover la servidumbre campesina de las falsas asociaciones. La reforma,
además, aupará los negocios de especulación con la tierra en el Vichada, entre
los que están los de Lizarralde –Indupalma–, los de su exesposa, la ministra
Campo Soto, y los del hijo de ambos (https://db.tt/EtmGoUTJ).
¡Que viva el Principado de Anapoima! Como el truco incluye presentar a
Lizarralde y a Indupalma como los sacrificados benefactores de los campesinos
por “asociarse” con ellos y anuncian que ese tipo de negocio irá de la palma a
todo el agro nacional, sirve saber que ellos no son de la cofradía de la madre
de Calcuta.

 

El primer esqueleto
que salta del armario es la dura persecución de Lizarralde al sindicato de
trabajadores de Indupalma, hasta el punto de reducirlo a poco y de imponer,
como un mal ejemplo para el país, las famosas cooperativas de trabajo asociado
(https://db.tt/ktDis47j). La Corporación
para el Desarrollo y Paz del Magdalena Medio que promoviera el S.J. Francisco
de Roux denunció la tentativa de Indupalma de quitarles a numerosas familias
campesinas de San Alberto unas tierras baldías que de ninguna manera pueden ser
de esa empresa, porque la Ley 160 de 1994 señala que los baldíos solo pueden
escriturárseles a pobres del campo (https://db.tt/nsJcy8Cr).
Y la Defensoría del Pueblo denunció las presiones oficiales para forzar a otros
campesinos a “asociarse” con Indupalma en un negocio palmero que ellos querían
hacer de otra manera, como al final sucedió (https://db.tt/4hkF23al).

 

El país vio en la
televisión a un “socio” de Indupalma concluyendo: “Antes éramos pobres; ahora
somos limosneros” y a Rubén Darío Lizarralde maltratando a sus “asociados” de
Coopsabana porque desean modificar el negocio leonino que tienen con esa
empresa (http://bit.ly/1di8oka). Porque las
“asociaciones” de Indupalma son negocios de pájaro con guayaba madura, en los
que todo el riego agrario –de las siembras, las plagas, las sequías y los
inviernos, los errores, el precio de los insumos, las deudas y hasta perder la
tierra– lo corren los campesinos, mientras Indupalma actúa como capataz de unos
siervos del siglo XXI y solo puede ganar, cobrando altas comisiones, entre el
14 y el 8 por ciento de la inversión y la producción de sus “socios”, obligados
también a venderle toda su fruta a una extractora de aceite de propiedad
exclusiva de Indupalma, que paga por el corozo de “sus asociados” el precio que
unilateralmente decida Fedepalma, en cuya dirección tenía silla Lizarralde. Y
el crédito de 7.400 millones de pesos que puede terminar por quitarles las
tierras a estos campesinos no lo puso Indupalma sino el Banco Agrario, que
también es utilizado por estos ventajistas (db.tt/OAwYyrcq).

 

El Banco Agrario debe
entregar la información que ha negado sobre sus créditos a otros “socios”
campesinos de Indupalma. Y Lizarralde debe decir quiénes son los dueños de esa
empresa –ocultos tras su registro en Panamá– y por qué sus “asociados” de
Coopsabana también se endeudaron con una banca de papel en Islas Caimán (https://db.tt/iYwPQbKc). Ya van detectadas
además tres acumulaciones ilegales de baldíos por parte de Indupalma (https://db.tt/F63Uxi8R).

 

—————————————————————————–

Por favor incluya las direcciones polomoir@listas.moir.org.co
y
polo-moir@lists.riseup.net
en su
libreta de direcciones para que no sean consideradas spam
. Estos envíos se hacen por lo menos una
vez a la semana; si dejan de llegarle, háganoslo saber
. Si no desea seguir recibiendo
nuestros correos, respóndanos pidiendo su retiro de la lista. Si desea publicar
nuestros artículos, incluya nuestras páginas como crédito de los mismos.

 —————————————————————————–

FontFuente: moir@moir.org.co

Leave a comment

*