Revista de Pangea

"La Revista de Pangea és un recull de notícies de diferents butlletins"

[Medios] NP: Garoña, grupos ecologistas reclaman reunión extraordinaria del CSN

29 de julio de 2014
Ecologistas en Acción y Greenpeace denuncian la falta de
transparencia ante la posible reapertura de Garoña hasta
2031
REUNION EXTRAORDINARIA CON EL CONSEJO DE SEGURIDAD
NUCLEAR
Reclaman un Estudio de Impacto Ambiental ante la solicitud de
ampliación de la vida útil de Garoña
 
Ecologistas en Acción y Greenpeace han solicitado al
Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) una reunión extraordinaria de su
Comité Asesor, del que ambas organizaciones forman parte, alertados
por la falta de transparencia en el proceso de ampliación de la
vida útil de la central nuclear de Santa María de
Garoña (Burgos). 
 
Las organizaciones ecologistas subrayan que el CSN debe atender su
solicitud en virtud del Convenio de Aarhus y la Directiva europea de
seguridad nuclear (1), que establecen el derecho a la información y
participación de la ciudadanía en procesos como el de
Garoña. Recuerdan que el propio artículo 45 del Estatuto del
CSN permite al mencionado Comité Asesor recabar la
información que considere necesaria para mejorar la transparencia
del organismo nuclear e incentivar el acceso a la información y la
participación ciudadana.
 
“Como miembros del Comité Asesor del CSN exigimos una
reunión extraordinaria para velar por la transparencia en el
proceso de reapertura de Garoña”, ha declarado Francisco
Castejón,  Ecologistas en Acción. “El
Comité Asesor tiene como función fundamental orientar al CSN
en tareas de comunicación y transparencia, y qué mejor
ocasión que la del estudio de las exigencias a Garoña, que
genera una enorme expectación social”.  
 
La solicitud de Endesa e Iberdrola para ampliar la vida útil
de Garoña hasta el 2 de marzo de 2031 significaría conceder
a la nuclear 20 años más de vida útil a una central
diseñada para una explotación comercial de 40 años,
cumplida en 2011 (2). Las organizaciones ecologistas recuerdan que la
decisión de reapertura implicaría una extensión de
las actividades (3) que puede tener graves efectos sobre el medio
ambiente. 
 
Por ello, Greenpeace y Ecologistas en Acción ya han solicitado
al Ministerio de Industria y al Ministerio de Medio Ambiente la
información relativa al trámite de información
pública, así como un proceso de Evaluación de Impacto
Ambiental (EIA) para la posible prolongación del ciclo de vida de
Garoña.
El Estudio de Impacto Ambiental debe tener en cuenta el contexto
transfronterizo de acuerdo con el Convenio de Espoo, ya que la
decisión significaría un cambio sustancial en el proyecto
inicial de la nuclear, con efectos potencialmente graves sobre el medio
ambiente también fuera de las fronteras españolas. A esto se
suma la circunstancia de que los miembros de este Convenio acordaron en
junio que todas las centrales nucleares envejecidas en Europa
deberán ser sometidas a una evaluación de impacto ambiental
antes de una  renovación de la licencia o una revisión
periódica de la seguridad.
“El proceso de Evaluación de Impacto Ambiental exige,
entre otras cosas, que se comparen alternativas. Garoña no
podrá demostrar que es una alternativa limpia, segura y más
barata que las energías renovables”, ha concluido Raquel
Montón responsable de la campaña nuclear de
Greenpeace.
La central nuclear de Garoña es ya hoy la más vieja de
la Unión Europea y la quinta más vieja del mundo. Su posible
reapertura supone unos riesgos de gran envergadura que bien merecen ser
conocidos por la ciudadanía antes de que los organismos oficiales
decidan prolongar su vida útil.
 
Más información: Francisco Castejón, 639104233/
Raquel Montón, 626998245
Notas:
(1) La Directiva 2014/87/EURATOM, por la que se confiere un marco
comunitario para la seguridad nuclear de las instalaciones nucleares,
establece en su artículo 8, apartado 4, que los Estados miembros se
asegurarán de que se proporcionen al público en general las
oportunidades adecuadas para que pueda participar de manera efectiva en el
proceso de toma de decisiones relativas a la concesión de licencias
a las instalaciones nucleares, de conformidad con la legislación y
los instrumentos internacionales apli­cables.
(2) La central nuclear de Garoña alcanzó el
límite de su vida de diseño de 40 años en 2011, y
tenía permiso de operación hasta el 6 de julio de 2013. En
julio de 2012, el Ministerio de Industria revocó parcialmente la
Orden Ministerial que establecía el cese de explotación
hasta esa fecha. Nuclenor S.A. solicitó un aplazamiento para pedir
esta nueva ampliación de vida, que no le fue concedido en 2012,
pero sí en 2013. A pesar de que finalmente consiguió este
aplazamiento no solicitó una nueva licencia, y el Ministerio de
Industria procedió a declarar el cese de explotación
definitivo. Tras el cese se modificó el Proyecto de Real Decreto
para la gestión responsable y segura del combustible nuclear
gastado y los residuos radiactivos, que amparaba la posibilidad de una
nueva solicitud de ampliación de vida para Garoña. El 22 de
febrero de 2014 el Consejo de Ministros aprobó esta nueva norma y
 Nuclenor S.A. solicitó el pasado 27 de mayo una licencia para
operar hasta el año 2031. No obstante, en diciembre de 2012
Garoña se desacopló de la red eléctrica, por lo que
el pasado 17 de julio la Comisión Nacional de los Mercados y la
Competencia (CNMC) le impuso la máxima multa posible.
(3) Párrafo 22 del anexo I de la Convención de
Aarhus.

FontFuente: prensa@ecologistasenaccion.org, via: medios-bounces@ecologistasenaccion.net

Leave a comment

*