Revista de Pangea

"La Revista de Pangea és un recull de notícies de diferents butlletins"

[Colombia] ELN Revista Insurrección Nro. 548

/– Revista Insurrección //N° 548 –/_//_
_/Septiembre 2016/_
_//_ /*
*/
/*_Ultimo Video:_

_Gabino habla de zonas de concentración, plebiscito, y del acuerdo con
las FARC <https://youtu.be/DYqgGYNddgc>
_*/
_*INDICE:*_

*Un Cese para Facilitar la Participación Democrática Revista
Insurrección * <#Un_Cese_para_Facilitar_la_Participacin>
*Una Carta para el Pueblo Colombiano Martha C. Nussbaum*
<#Una_Carta_para_el_Pueblo_Colombiano>
*Un Mensaje Oportuno y ÚtilManuel Gustavo Martínez / Delegación de
Diálogo del ELN* <#Un_Mensaje_Oportuno_y_til>
*La Verdad Histórica como Insumo para la Paz Simona Montoya / Colabora
de conciencia de RANPAL*** <#La_Verdad_Histrica_como_Insumo_para_la>
*El Tren de la Paz que NO Frena la Locomotora Gabriel Antonio Gaitán *
<#El_Tren_de_la_Paz_que_NO_Frena_la>
*En Siria Ocurrió un “Simple Error” Consuelo Tapias / Delegación de
Diálogo del ELN * <#En_Siria_Ocurri_un_Simple_Error>**
<#En_Siria_Ocurri_un_Simple_Error>
*
*————————————————————————————(
Para desuscribirse de esta lista de noticias envié un mensaje en blanco
a colombia-unsubscribe@eln-voces.com Recibirá un mensaje de respuesta
automáticamente del
servidor.)—————————————————————————————-
_*Un Cese para Facilitar la Participación Democrática*__*
*_*
_Revista Insurrección _*
*
_Comunicado a la Opinión pública_
1.- El Ejército de Liberación Nacional está por la paz, que esperan y
anhelan los colombianos y el mundo. Una paz con democracia y equidad social.

2.- Así no compartamos varios de los puntos de los acuerdos de La
Habana, consideramos que la paz es un camino que apenas empieza y que no
se ha completado. El sueño del ELN es contribuir de manera
significativa, propiciando una protagónica participación de la sociedad.

3.- Por encima de las diferencias está el bien de toda la nación. A fin
de facilitar el desarrollo de este proceso, no realizaremos acciones
militares entre el 30 de Septiembre y el 5 de octubre, para que la
población participe como estime conveniente en el Plebiscito.

4.- Estamos listos para continuar en la fase pública de negociaciones
con el gobierno, dándole continuidad a lo acordado el 30 de marzo y
buscándole salidas a las dificultades.
_¡Colombia para los trabajadores!

¡Ni un paso atrás, liberación o muerte!_
_Dirección Nacional

Ejército de Liberación Nacional
Septiembre 26 del 2016._

**
————————————————————–
Compartir Articulo <https://twitter.com/ELN_Colombia>—-Subir——
<#Indice>
————————————————————-
*
_*
Una Carta para el Pueblo Colombiano
*_
_*Martha C. Nussbaum*_
*
[Nota de la redacción: Este mensaje fue publicado originalmente en la
revista Arcadia]
_24 de agosto de 2016.
Apreciados amigos,_

Su país ha llegado a un momento histórico. Después de muchos años de
conflicto, el proceso de paz ha dado un enorme paso adelante. Con el
acuerdo definitivo anunciado este 24 de agosto, la gente puede esperar
el desenlace final con alguna confianza. Sin embargo, en un momento así,
es muy posible que haya bastante incertidumbre, puesto que muchas
posturas diferentes compiten por la aceptación de la gente. Con toda
humildad me permito ofrecer unas pocas sugerencias acerca de cómo
enfrentar este futuro.

No me siento cómoda sugiriendo a las personas de otra nación acerca de
asuntos que les son propios y no míos. Lo hago así, con una reticencia
considerable, por tres razones. Primero, como filósofa he escrito acerca
de asuntos de la justicia social y también sobre los sentimientos
políticos, sobre el perdón y la reconciliación y creo que la filosofía
de hecho tiene algo meritorio que ofrecer en este momento crítico.
Segundo, siento una gran amistad hacia la gente de Colombia, donde como
visitante he sido recibida calurosamente y también retada con preguntas
provocadoras e inquisidoras, y donde me ha impresionado enormemente la
calidad del debate público. Tercero, provengo de una nación que finalizó
una guerra civil prolongada y amarga, y que todavía forcejea con el
legado de aquella guerra distante. Por tanto, espero que los
pensamientos provenientes de dicha perspectiva puedan ser de utilidad.

Lo primero que deseo decir, desde lo profundo de mi corazón, es que el
espíritu de la revancha y la retribución es el veneno de cualquier
relación humana, sea personal o política. La retaliación no corrige
males que ya han sucedido, y generalmente solo acumula más amargura para
el futuro. Lo que es crucial es girar hacia el futuro, no vivir en el
pasado y asumir una postura política basada en la esperanza, el trabajo
y el reconocimiento de los demás.

Ningún mal fue más atroz que la esclavitud, y sin embargo nuestro gran
líder afroestadounidense Martin Luther King, Jr. repudió totalmente el
espíritu de venganza, instando a los negros y a los blancos a unir las
manos por la conquista de un mundo mejor. Ese mundo mejor, es todavía,
muchos años después, trabajo en progreso, pero cuando un asesino racista
mató a los integrantes de un grupo de una iglesia en Carolina del Sur,
los integrantes de la iglesia dijeron que estaban tratando de trascender
sus muy entendibles deseos de venganza personal y de lograr una
mentalidad de perdón, compasión y amor a la condición humana.

Una política de la reconciliación debe también ser una política de la
verdad y la justicia. No se puede alcanzar ninguna reconciliación
genuina si los argumentos no se basan en la evidencia, los hechos y la
lógica. Y no se creará ningún nuevo futuro genuino a menos que todos nos
unamos en el compromiso de mantener las normas requeridas para que la
justicia avance. El compromiso hacia el futuro es lo principal, y en la
búsqueda de dicho pacto social se podría sabiamente tomar la decisión de
no procurar retribución por el pasado. La nueva Suráfrica fue creada por
la disposición de Nelson Mandela para trabajar constructivamente con los
anteriores opresores, reconocer sus preocupaciones y desplegar confianza
en ellos como conciudadanos. En cada contexto, bien sea el deporte o la
formación del servicio civil, demostró respeto por sus anteriores
enemigos, formando una nueva colaboración.

Al mismo tiempo, una política de la reconciliación debe ser una política
del desarrollo humano. Me han impresionado profundamente los valientes
experimentos económicos observados en mi reciente visita a Medellín,
donde descubrí que lo que escribo –sobre la búsqueda de las
“capacidades humanas”– se estaba convirtiendo en una esperanza material
auténtica para muchas personas afligidas por la pobreza. Estos esfuerzos
para la creación de oportunidades e inclusión deben continuar, puesto
que ningún pacto social puede permanecer, mientras las personas sean
conscientes de las grandes desigualdades de riqueza y oportunidad.

Y una política de la reconciliación también debe preocuparse
profundamente por la forma de la educación. A todos los niveles, desde
la escuela primaria hasta la educación superior, un compromiso con el
fortalecimiento de los valores humanos necesita abarcar tanto el
currículo y la pedagogía, dando a los jóvenes la capacidad del
pensamiento crítico y la argumentación respetuosa, impartiendo
entendimiento de un amplio rango de perspectivas sociales e históricas y
también de cultivar la capacidad de imaginar estas perspectivas desde
dentro, a través del compromiso con las obras de arte, la literatura y
la música. El estudio de la filosofía, la literatura y las artes no es
inútil: es de importancia urgente, puesto que todas las personas,
cualquiera que sea su trabajo futuro, serán ciudadanos, responsables por
el futuro del pacto social.

En todas las democracias las personas disienten, y algo que me
impresionó grandemente de los colombianos es el amplio interés en el
debate público y en el intercambio respetuoso de las ideas. Deseo que mi
propio país pueda alcanzar eso. Espero que ustedes se aferrarán a estos
compromisos admirables en este momento difícil y no buscarán el camino
más fácil pero vacío de la retórica narcisista.

Estoy emocionada por su futuro. Admiro su fortaleza nacional, su
compromiso con el desarrollo humano, sus instituciones y su cultura
política. De modo que contemplaré, con afecto y esperanza, a medida que
avanza su proceso de reconciliación.
Su amiga,
_Martha C. Nussbaum._
**
*
*————————————————————-
Compartir Articulo <https://twitter.com/ELN_Colombia>
—-Subir—– <#Indice>
————————————————————-
*
*
_Un Mensaje Oportuno y Útil_ *
_*
Manuel Gustavo Martínez / Delegación de Diálogo del ELN*_*

*
*

Revisando algunas cartas públicas de organizaciones y personalidades
pidiendo respuestas a hechos del conflicto y del proceso de paz, nos
encontramos con la carta enviada al pueblo colombiano, escrita por la
filósofa estadounidense Martha C. Nussbaum, publicada por la revista
Arcadia, la cual consideramos oportuno y útil comentar; nos queda
pendiente responder a las demás, dada la importancia del intercambio y
su aporte a la búsqueda de la paz.

El mensaje de la filósofa Nussbaum es de esperanza, mirando al futuro,
apegada a valores humanos fundamentales, lo cual valoramos y agradecemos
acá en el ELN. De este mensaje respondemos una aparte de su reflexión
inicial, donde ella sugiere propósitos de sociedad y elogia a la cultura
política de Colombia.

La primera reflexión que hago, se refiere a donde ella habla del proceso
de paz: “es muy posible que haya bastante incertidumbre, puesto que
muchas posturas diferentes compiten por la aceptación de la gente”.

La firma de los acuerdos de La Habana es un avance significativo para la
paz de Colombia, dentro de la certeza que la paz sigue en construcción;
otros factores que le dan para la certidumbre, son el proceso de paz con
el ELN; cesar definitivamente las amenazas y asesinato contra lideres
populares; cambiar el lenguaje belicista de los grandes medios de
comunicación y quizás la mayor incertidumbre está en cómo neutralizar el
neoparamilitarismo, quien opera como un paraestado, al servicio de los
grandes capitales.

La doctora Nussbaum sugiere, que “una política de la reconciliación debe
ser una política del desarrollo humano”, y a renglón seguido afirma que
“ningún pacto social puede permanecer mientras las personas sean
conscientes de las grandes desigualdades de riqueza y oportunidad”.

Para todos los observadores, la aplicación del modelo capitalista
neoliberal en Colombia, ha ido en detrimento del desarrollo humano y ha
aumentado las desigualdades de riqueza y de oportunidad. En los acuerdos
que propone el gobierno a las guerrillas, la decisión del régimen es la
de clasificar como intocable a su modelo económico; por lo que se
necesita que en el país haya un debate y unos propósitos nacionales, que
aborden este tema, tan relacionado con la paz.

El elogio que la filósofa hace a los colombianos es bonito, cuando dice:
“admiro su fortaleza nacional, su compromiso con el desarrollo humano,
sus instituciones y su cultura política”.

Siendo cierta esta afirmación, hay sombras que la desfiguran. Muchos
colombianos de diferentes corrientes políticas somos conscientes de las
limitaciones de nuestra soberanía e independencia nacionales; de los
graves problemas de degradación social, pues la sociedad y las
instituciones están penetradas por los carteles mafiosos; la cultura
política tiene graves deformaciones porque la inmensa mayoría de
políticos están al servicio a los grandes poderes económicos; los
votantes no son tratados como ciudadanos, sino como clientes de los
partidos; y en el debate político público tiende a primar la injuria y
la calumnia.

El proceso de paz sirve para que la sociedad en su conjunto busque
nuevas formas de participación y de inclusión, para que se desarrolle
una democratización que transforme a Colombia, en la que construyamos
ciudadanía y fortalezcamos la sociedad y la nación.

Por fortuna, en esta búsqueda de una salida política al conflicto, la
mayoría de la sociedad queremos la verdad y la paz, no la retaliación.
**
————————————————————–
Compartir Articulo
<https://twitter.com/ELN_Colombia>**
—-Subir—— <#Indice>
————————————————————-
*
_*
La Verdad Histórica como Insumo para la Paz
*__*
Simona Montoya / Colabora de conciencia de RANPAL*_
*

_
__«Un pueblo que desconoce su historia

está condenado a repetirla»_
El escenario político actual en Colombia genera la ilusión de poder
vivir en un país sin conflicto armado. Sin embargo, es bien sabido que
la firma de una negociación con las insurgencias, solamente es un gran
eslabón, más no es suficiente para alcanzarla paz, la construcción de la
paz debe estará cargo de todo el pueblo colombiano.

Para lograr la construcción de una paz estable y duradera, es necesario
que el pueblo exprese sus dolores para de esta manera atacar de raíz los
generadores del conflicto, de lo contrario, aun cuando se firmen
acuerdos con las insurgencias, nuevos conflictos surgirán y la guerra se
perpetuará.

Y si bien es cierto son muchas las causas de conflicto, en este texto me
referiré a una sola: el desconocimiento de la historia. Es lamentable
ver como Colombia ha sido gobernada por más de dos siglos por las mismas
familias; en Colombia es mentira decir que contamos con democracia, más
bien vivimos en una especie de monarquía, en la que los señores dueños
del poder y el capital, heredan a sus descendientes el manejo económico
y político del país y todas sus gentes.

Ahora bien, esto lo han logrado a través de la ignorancia en la que han
sumergido al pueblo. Es triste y vergonzoso ver como en fechas como el
20 de julio o el 7 de agosto, muchos colombianos se preguntaban a qué
hora y contra quien jugaba la selección Colombia, porque asociaban las
banderas con un partido de fútbol.

Es triste hablar con niños y jóvenes de colegios y universidades y
encontrar que desconocen la historia de su país, que se limitan a
repetir como loros lo que algunos dirigentes de ultraderecha dicen,
acompañados por medios de comunicación parcializados, pero al
interrogárseles por determinados sucesos históricos, no saben, no
responden, jamás han escuchado del tema o simplemente no les interesa.

La conclusión a la que quiero llegar es a la importancia de que en
colegios y universidades se dé a conocer de manera extensa, completa,
detallada, pero sobre todo con la verdad, la historia de nuestro país,
para así evitar que el pueblo cegado por la ignorancia tienda a repetir
los sucesos trágicos, por los que ya hemos pasado. Esta debiera ser una
exigencia del pueblo como insumo para la construcción de un país en paz.
***
————————————————————–
Compartir Articulo
<https://twitter.com/ELN_Colombia>**
—-Subir—— <#Indice>
————————————————————-

**
_*
El Tren de la Paz que NO Frena la Locomotora
*_*_
_*_*Gabriel Antonio Gaitán*_
*
Si bien en Colombia tenemos la mala costumbre de no sorprendernos ante
la realidad que vivimos, el momento por el que atraviesa el país exige
mayor responsabilidad por parte de todos. Si en realidad los colombianos
estamos dispuestos a superar el conflicto armado y construir una futura
paz, debemos exigir las transformaciones que sean necesarias para tal fin.

Es inadmisible que mientras el presidente Santos realiza una gira de paz
con altos funcionarios de los gobiernos europeos y el secretario de las
Naciones Unidas; publicitando los Acuerdos de La Habana para atraer el
capital extranjero y aumentar la confianza inversionista, en el tan
mentado posconflicto, el territorio nacional y sus comunidades sigan
siendo víctimas del saqueo, explotación y atropellos, por parte de las
compañías multinacionales, como fue el caso de la campesina Máxima
Acuña, quien debió ser hospitalizada luego que funcionarios de la minera
Yanacocha la golpearan y destruyeran sus cultivos, sin razón alguna.

La explotación voraz de los recursos naturales, mantenido a sangre y
fuego por el capitalismo, por medio de la mega minería extractivista, es
el modelo de un supuesto desarrollo impuesto en Colombia, para
incrementar la riqueza de transnacionales y conglomerados financieros, a
costa de destruir ecosistemas, contaminar las aguas, agotar reservas,
desplazar o asesinar comunidades enteras; con lo que desencadenan una
crisis socio-económica, cultural y ambiental, que debemos frenar.

De los más de 111 millones de hectáreas de suelos del territorio
colombiano, 42 millones de ellas, están en manos de casi treinta
corporaciones multinacionales. El 59 por ciento del territorio
colombiano está otorgado en concesión o tiene solicitudes pendientes.
Gracias a la locomotora minero-energética del gobierno de Santos,
existen 9.594 Títulos Mineros vigentes, que suman 5.084.084 hectáreas;
de los que solamente la minería en los páramos -surtidores de agua
potable-, suma más de 78 mil hectáreas.

Lo peor de todo es que este panorama está lejos de cambiar y por el
contrario tiende a empeorar; la multiplicación de los Batallones
Energéticos Viales del Ejercito tienen como misión controlar el
territorio y garantizar el funcionamiento de hidroeléctricas, petroleras
y mineras; militarización que junto a las Declaratorias de Utilidad
Publica configuran una violenta política de expropiación de territorios,
donde las comunidades quedan despojadas de autoridad civil alguna y a
merced de las transnacionales.

Estas trampas a la democracia y a la soberanía deben ser superadas en un
escenario de posacuerdos. La paz requiere de transformaciones en el
modelo de desarrollo. Es urgente detener la política extractivista
impulsada por el régimen, lo que se ha convertido en el mayor factor
generador de violencia para los colombianos.

La construcción de una nueva política minero energética de soberanía
nacional y democracia, que contribuya a la paz con justicia social, al
respeto a naturaleza, la redistribución de la riqueza y por el bienestar
de las mayorías nacionales; no es solamente tarea de las comunidades
directamente afectadas, de los ambientalistas o de los trabajadores del
sector minero-energético. Es deber de todos los colombianos sumarnos a
esta lucha, pues solo la fuerza social que logremos acumular las fuerzas
del cambio, pondrá fin a la voracidad extractivista del gran capital.
***
————————————————————–
Compartir Articulo <https://twitter.com/ELN_Colombia>*
* —-Subir—— <#Indice>
————————————————————-
**
_*
En Siria Ocurrió un “Simple Error”
*_*_
_*_*Consuelo Tapias / Delegación de Diálogo del ELN*_
*
El grave incidente ocurrido en Siria el domingo 18 de septiembre, cuando
los Estados Unidos bombardearon posiciones del Ejército árabe sirio,
ocasionando la muerte de 83 soldados y dejando más de un centenar de
heridos, es un abierto desconocimiento de las instituciones y tratados
internacionales.

Dicen los cables internacionales que para lograr un acuerdo de cese al
fuego en el conflicto sirio, hubo más de 15 horas de trabajo entre
delegados de Rusia y los EEUU; y que el propósito era bajar la
intensidad del conflicto, que permitiera la llegada de ayudas
humanitarias a la ciudad de Alepo. La intención quedó enterrada por un
simple “error no intencional”, por parte de pilotos de los EEUU, cuando
apenas habían transcurrido tan sólo cinco días de firmado el acuerdo de
cese al fuego, entre las partes en conflicto.

Los cuatro bombardeos efectuados por aviones de la coalición que lideran
los Estados Unidos, fueron hechos contra las posiciones del Ejercito
árabe sirio a unos 6 kilómetros al sur del aeródromo de Dier Ezzor,
localizado al nororiente de Siria. Los militares sirios califican estos
bombardeos como “una agresión abierta y notoria”.
_Según el representante de Rusia ante la ONU, Vitaly Churkin:_

“Con el bombardeo, los EEUU violaron dos compromisos asumidos por
Washington; el primero, acordado con la Federación Rusa en febrero de
este año y confirmado en los últimos días, que consiste en cesar
acciones militares; el segundo hecho en Damasco a inicios de la
operación aérea en el cielo de Siria, fue de que los estadounidenses no
atacarán al Ejercito Sirio”.

Este patrón de comportamiento deja al desnudo una vez mas la conducta
engañosa de los gobiernos estadounidenses de no cumplir los acuerdos
firmados. Lo confirma una declaración dada, apenas al día siguiente de
la firma de la tregua en Ginebra, Suiza, por el portavoz de la Casa
Blanca, Jhosh Earmest, quien sostuvo que “nuestro gobierno tiene dudas
respecto que Rusia quiera cumplir los acuerdos sobre Siria”.

Bajo el manto de la duda los EEUU justifican la violación a los
compromisos en el conflicto sirio, queda ahora develado el cinismo y el
propósito de Estados Unidos de incrementar la presión militar contra el
gobierno de Bashar al Assad.

¿Cómo puede calificarse el comportamiento del gobierno de Washington,
que se proclama a sí mismo el árbitro de los conflictos que existen en
el mundo, quien además de agresor, viola las mismas reglas y compromisos
que impone a las partes?

Las agresiones del 18 de septiembre contra Sira, reiteran la política
imperialista norteamericana de “no tener amigos, sino solamente
intereses”, bajo los cuales viola las leyes internacionales, cuantas
veces desean. No hay tratados ni compromisos que ellos cumplan, cuando
ven afectados sus intereses, que no se corresponden ni a los intereses
de la humanidad, ni a los intereses de su propio pueblo, porque sólo son
los intereses de las grandes corporaciones.
***
————————————————————–
Compartir Articulo <https://twitter.com/ELN_Colombia>*
* —-Subir—— <#Indice>
————————————————————-
**
**
**

**
**
*Siempre junto al Pueblo*
*Viva el ELN *
————————————————————————————————
RESPETAMOS SU PRIVACIDAD
Este correo llega a usted porque está o estaba subscrito/a a una de
nuestras listas o porque alguien nos proporcionó su dirección
pensando que nuestra información es de su interés.
Si el contenido de este mensaje no es de su interés, lamentamos
que le haya llegado. Para desuscribirse de esta lista de noticias
envié un mensaje en blanco a colombia-unsubscribe@eln-voces.com
Recibirá un mensaje de respuesta automáticamente del servidor.
————————————————————————————————

FontFuente: colombia@eln-voces.com, via: colombia-bounces@eln-voces.com

Comentaris tancats a [Colombia] ELN Revista Insurrección Nro. 548

Comments are closed.