Revista de Pangea

"La Revista de Pangea es una recopilación de noticias de diferentes fuentes"

[Medios] Chalecos salvavidas para denunciar las muertes silenciadas en el mar de Alborán

/
/

/8 de septiembre de 2017/

*Chalecos salvavidas para denunciar las muertes silenciadas en el mar de
Alborán**
**
**· Ecologistas en Acción y Prodein Melilla han denunciado en una acción
conjunta las muertes producidas y silenciadas en el mar de Alborán.**
**
**· Activistas de estas organizaciones han arrojado al mar decenas de
chalecos salvavidas para concienciar sobre los ‘refugiados climáticos’.**
*

Ecologistas en Acción, a través de su campaña El Velero Diosa Maat en
Acción , junto con
Prodein Melilla, ha realizado una acción en el mar de Alborán para poner
de relieve el enorme drama que viven millones de personas que cada año
se ven obligadas a migrar en busca de mejores condiciones de vida, a
causa de la agudización de los procesos climáticos y meteorológicos.

Una decena de activistas han arrojado al mar chalecos salvavidas para
poner de relieve que no existe el reconocimiento jurídico internacional
de ‘refugiado climático’ que ampare a las poblaciones más vulnerables
del planeta. Mientras estas personas perecen en sus países o en las
fronteras, los países industrializados, más responsables en la
generación de cambio climático y sus consecuencias, miran para otro lado.

Según datos de ACNUR
,
en 2015 se produjeron 62.000 desplazamientos al día en todo el mundo. Y
se prevé
que en 2050 se vean forzadas a migrar en torno a 200 millones de
personas de los lugares más afectados por los procesos climáticos y
meteorológicos fruto del cambio climático (África, América Latina y el
Caribe, y Asia). Mientras tanto, la UE y EE UU externalizan las
fronteras, o lo que es lo mismo, pagan a países colindantes para que
contengan la entrada de personas migrantes, a menudo de forma
desordenada y violenta, como es el caso de Marruecos o Turquía.

También para el 2050 se espera que la proporción del suelo árido pase
del actual 1% al 30%, y que los patrones de precipitaciones cambien
radicalmente para manifestarse en forma de diluvios que arrastren la
capa superior de la tierra cultivable. La temperatura a final de este
siglo podría aumentar, en el peor de los escenarios, por encima de los 4ºC.

“Hay que concienciarse de que vienen tiempos de escasez” afirma Samuel
Martín-Sosa, portavoz de Ecologistas en Acción. “Tenemos que llevar a
cabo un cambio de paradigma como sociedad, en nuestra forma de vivir y
estar en el planeta. A través de la construcción de alianzas, la
ciudadanía tiene que tomar la iniciativa para fomentar este cambio sin
olvidar que somos seres dependientes de los ciclos de la naturaleza”.

La subida del nivel del mar, la salinización y desertización de los
suelos, la creciente escasez de agua así como las inundaciones y las
tormentas son efectos directos del cambio climático que ya se están
produciendo. Según Martín-Sosa, “hay umbrales de no retorno que una vez
traspasados fuerzan a la migración. Las razones de las presonas
migrantes para abandonar sus casas son a menudo múltiples. El deterioro
del entorno imposibilita encontrar un medio de vida, aumenta la
competencia por el agua y el alimento, y a menudo esto deriva en
conflictos sociales y en ultimo término en enfrentamientos bélicos”.

El portavoz de Ecologistas en Acción ve en Siria un claro ejemplo.
“Podemos buscar raíces ambientales también en la crisis de refugiados
sirios. Estas personas huyen de la guerra, pero en los años previos al
conflicto, concretamente entre 2006 y 2011, el 60% del territorio sirio
sufrió una de las mayores sequías que han azotado la región desde el
inicio de la agricultura. Miles de habitantes se mudaron de las zonas
rurales a las zonas urbanas con gran conflictividad social”.

La Convención de Ginebra de 1951 solo habla de ‘refugiado político’ y no
recoge la acepción de ‘refugiado climático’ porque en los años 50 los
efectos de los gases y combustibles fósiles sobre la Tierra no formaban
parte de la agenda internacional. En la actualidad, legalmente se
denomina ‘migrante climático’ aquel que por razones meteorológicas
abandona su lugar de origen. Sin embargo, la acepción de ‘refugiado’ se
relega únicamente a los casos de personas perseguidas y forzadas a
marchar por razones políticas y bélicas. “Como si la falta de alimento o
de agua no fueran razones suficientes para justificar la necesidad de
refugio”, puntualiza el portavoz de Ecologistas en Acción.

Martín-Sosa responsabiliza de esta situación al modelo de desarrollo
económico basado “en el saqueo y subordinación de otros países
convertidos en minas de extracción de recursos y vertederos de residuos
y emisiones de CO2”, además del uso desmesurado de combustibles fósiles
fruto del estilo de vida consumista que agota y esclaviza recursos
humanos. “Tenemos gran parte de responsabilidad en el calentamiento
global. Por ejemplo, en la deforestación de las selvas en América Latina
para el consumo de carne o en el uso de minerales de las minas de Coltán
para la fabricación de dispositivos electrónicos hemos externalizado los
impactos a esos países y ahora miramos para otro lado”.

José Palazón, presidente de la ONG melillense Pro Derechos de la
Infancia (Prodein), coincide con el punto de vista ecologista. “Nuestro
sistema es el mayor culpable; su interés es llevarse todo lo que se
pueda” afirma al referirse al Sahel, y más concretamente, a Burkina
Faso. “El país, cuarto productor de oro en África, tiene una población
extremamente empobrecida. África es una de las zonas más expoliadas del
planeta” asegura Palazón, quien también apunta a otras consecuencias de
las actividades extractivas de mineral como la contaminación de ríos y
acuíferos con cianuro para lavar el oro en Burkina Faso.

Desde el punto caliente que representan las ciudades autónomas de Ceuta
y Melilla como únicas fronteras terrestres de la Unión Europea con
África, y el mar de Alborán como frontera marítima, la organización
ecologista junto a Prodein Melilla reclama que “hay que dignificar la
frontera: eso es un muro de la vergüenza, en el que no se cumple ninguna
ley, que degrada y humilla a las personas”.

Para acceder al vídeo y las fotos de la acción:
http://www.ecologistasenaccion.org/article34920.html

*Más información:*

/Beatriz Hernández Pino, portavoz de Ecologistas en Acción, 674 028 041
/

/
/

/* * * /
Marta Monasterio Martín. Prensa.
Confederación de Ecologistas en Acción
915 31 27 39 / 654125316
www.ecologistasenaccion.org
_______________________________________________
Confederacion de Ecologistas en Accion
Marques de Leganes 12 – 28004 Madrid
Telefono: +34-91-5312739
http://www.ecologistasenaccion.org/

FontFuente: prensa2@ecologistasenaccion.org, via: medios-bounces@ecologistasenaccion.net

Leave a comment

*